Mujeres de Agua | El camino de baldosas amarillas
15938
post-template-default,single,single-post,postid-15938,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_top,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

pequeñas historias

El camino de baldosas amarillas

Mi pequeña Dorothy tiene 4 años y este año pidió a los Reyes Magos unos brillantes zapatos rojos con los que pretende interpretar varios personajes. Es un complemento perfecto para cualquier princesa y, desde luego, son imprescindibles para llegar a Oz. Por suerte los Reyes Magos están muy bien informados y saben que esta ha sido una de las tendencias de esta temporada, en especial de las fiestas navideñas.

En 1939 la Metro Golden Mayer estrenó el Mago de Oz. El vestuario de esta película fue creado por Adrian Gilbert, que junto con Travis Banton, es uno de los grandes diseñadores de Hollywood. Ambos forman parte de una época mítica en la que cine y moda caminaban de la mano. Adrian entró a trabajar en la Metro en el año 1928, gracias a la mujer de Rodolfo Valentino. Demostró tener un gran talento tanto para recrear trajes de época como para vestir a las actrices fuera de la pantalla, lo que le llevó en 1942 a crear su propia marca. Su estilo minimalista contribuyó al lanzamiento de Greta Garbo que hasta ese momento había pasado desapercibida. A pesar de las desavenencias que surgieron entre ambos, la leyenda cuenta que a su muerte, la actriz corrió a abrazar los guantes blancos, bordados con perlas y con sus iniciales, que Adrian la había regalado como recuerdo de La Dama de las Camelias.

Gran parte del éxito de Adrian proviene de su forma de entender la importancia del vestuario dentro del film. Estudiaba la anatomía, el papel y la personalidad de las actrices para destacar sus atributos. Su nombre siempre estará vinculado a la actriz Joan Crawford para la que diseñó un vestuario que destacaba sus hombros y dejaba en un segundo plano las caderas de la actriz. Se habló tanto de sus creaciones para dicha actriz que Adrian bromeaba diciendo que nunca pensó que su carrera descansara sobre los hombros de Joan Crawford. En la película Letty Lynton vistió sus hombros con unos impresionantes ruches blancos. Fue tal la repercusión que los almacenes Macy´s vendieron 500.000 unidades con una adaptación de dicho vestido que se vendía a 20 dólares en los citados almacenes.

El diseñador estelar de la Metro Golden Mayer no ganó nunca una estatuilla, pero diseñó el vestuario de más de 200 películas. Son muchas las creaciones de Adrian, entre ellas la bata adornada con diamantes o los abrigos bordados en hilo de oro con diamantes y esmeraldas para el personaje de Margarita Gautier en La Dama de las Camelias; para María Antonieta diseñó un espectacular vestuario de 4000 trajes confeccionados con seda, terciopelo, encajes y bordados del siglo XVIII; para Historias de Filadelfia diseñó el vestido blanco de inspiración Art Decó que lució Katherine Hepburn y, por supuesto, también diseñó el mítico vestuario del Mago de Oz.

Una de las piezas claves de esta película son los fabulosos zapatos rojos que lucía una jovencísima Judy Garland en su papel de Dorothy. En la novela original estos zapatos eran de color plata, pero aprovechando las posibilidades del recién estrenado cine “a todo color”, decidieron que fueran unos preciosos y brillantes zapatos de color rubí los que llevaran a su protagonista a Oz. No está del todo claro los pares que se confeccionaron para la grabación de la película, pero se especula que serían entorno a 6 pares los que se habrían confeccionado. Todos guardarían pequeñas diferencias debido principalmente a que se habían confeccionado a mano. Sabemos que uno de estos pares están en el Museo de Historia Americana de Smithsonian de Washington, otros fueron robados del Museo de Judy Warland de Minnesota, otros siguen en manos de un comprador privado y, recientemente, salieron a subasta otro par de los míticos zapatos que se quedaron sin comprador. En los ochenta se vendieron un par en 165.000 dólares. En este caso se pretendía obtener entre 2 y 3 millones de dólares, aunque tendrán que esperar a otra ocasión porque en ésta no encontraron comprador.

gema-mejias-oz-3

En 2009 la Warner promovió la creación de nuevas interpretaciones de estos famosos zapatos con un objetivo solidario, ya que estaba destinado a una fundación que luchaba contra el sida. Manolo Blahnik, Roger Vivier o Jimmy Choo reinterpretaron unos de los pares de zapatos más famosos de la historia del cine. Esta temporada han convivido las reinterpretaciones de Prada o de Miu Miu con versiones para todos los públicos de Zara y otras firmas. A mi pequeña la dejaron una versión bastante fiel de Accesorize. Ahora tendrá que encontrar el camino de baldosas amarillas si quiere encontrar al Mago de Oz, aunque espero que no olvide que “como en casa no se está en ningún sitio”.

No hay comentarios

¿Quieres comentarme algo?